Tavascan, y su entorno

El pueblo de Tavascan:

En el Valle de Cardós se dan cita todos los elementos que definen el paisaje de la alta montaña pirenaica. Desde el fondo del valle principal, donde discurre con fueza el rio de Tavascan entre las construcciones típicas de las bordas y prados, hasta las cumbres majestuosas que rondan los 3.000m, como el Sotllo, el Mot-Roig o el certescans, se suceden uno detras de otro, rincones de gran belleza de un excepcional valor natural, bosques, canchales, pastos, rios y lagos desbordan fuerza y energia, mostrando a sus visitantes una naturaleza generosa que no os dejara indiferentes.

Las umbrias poco accesibles del valle acogen algunas de las mejores muestras de bosques maduros del Parque natural, la ausencia de explotación forestal desde hace años ha convertido estos bosques en refugio de biodiversidad, donde la madera muerta sirve de alimento para los insectos, hongos y aves muy especializadas, otras especies como el urugallo o la choca perdiz, prefieren vivir en ellos por su tranquilidad.

El Parque Natural de l’Alt Pirineu:

El Parque Natural de l’Alt Pirineu, , reparte su territorio por las comarcas del Pallars Sobirà y el norte de l’Alt Urgell y comprende una buena parte del Pirineo axial catalán. Sus 69.850 ha, hectáreas lo convierten en parque natural más extenso de Cataluña y en él se localizan las máximas altitudes del territorio.

La doble condición de espacio de alto valor natural, a la vez que escenario de unas actividades humanas que tradicionalmente han contribuido a modelar el paisaje y a crear y conservar estos valores, ha determinado que se considere la figura de parque natural como la que mejor puede garantizar la protección de sus valores naturales y culturales y establecer, al mismo tiempo, un régimen de ordenación y de gestión dirigida al desarrollo sostenible de este territorio.

Los valores naturales

La complejidad orográfica, la extensión, la diversidad de paisaje y la variedad de altitudes existentes dan lugar a muestras muy variadas y ricas de estructuras geológicas, ecosistemas, hábitats, comunidades vegetales y especies animales.

Destaca, en primer lugar, la presencia de zonas de gran interés geológico, y elementos de interés geomorfológico, hidrológico e hidrogeológico. Hay que mencionar la laguna de Certascan, que es la laguna glacial más extensa de Cataluña, o la Cigalera de l’Obaga de Valeran (que constituye una de las simas más profundas del territorio catalán.)

Se localizan, también, un significativo número de especies de flora de especial singularidad e interés, nueve de las cuales están declaradas como estrictamente protegidas., motivo por el cual parte del parque natural será incluido en la Red Natura 2000. Así mismo, cabe señalar las numerosas citaciones referentes a comunidades forestales de área reducida en Cataluña, correspondientes a determinados bosques caducifolios mixtos, abedulares de abedul pubescente (Betula pubescens), hayedos y abetales mixtos.

Los valores culturales y la actividad humana

Uno de los principales valores de la riqueza de esta zona es su extenso patrimonio arqueológico y arquitectónico, principalmente relacionado con el arte románico. Aunque habitualmente se encuentran en los núcleos de población, casi siempre externos al ámbito del parque natural, destacan las numerosas muestras de bienes artísticos religiosos (retablos, tallas, orfebrería, etcétera).

Es necesario tener presente el vínculo existente entre los valores culturales, la actividad económica y los valores naturales del territorio. Las actividades tradicionales ligadas al sector primario y la existencia secular de un aprovechamiento ordenado de los recursos naturales, principalmente la ganadería, han posibilitado la existencia, la pervivencia y la conservación de gran parte de los valores ecológicos y paisajísticos que han motivado la creación del parque.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *